5/1/08

Clint Eastwood: de las balas a las lágrimas.

Hace ya 77 años que nació en San Francisco, California el que hoy es uno de los más míticos actores de Hollywood de todos los tiempos y uno de los mejores directores de esta época: Clint Eastwood.

Los tres primeros papeles de Clint en el cine han sido (y serán) tres películas de referencia del western (y que J.Wayne nos perdone) que crean el subgénero del "Spaghetti Western" y suponen un inicio estelar en la gran pantalla bajo la dirección del genial Sergio Leone y con la ya legendaria ambientación musical de Ennio Morricone, creando un trío y una trilogía inolvidables: "Por un puñado de dólares - Sergio Leone, 1964", "La muerte tenía un precio - Sergio Leone, 1965" y "El Bueno, el Feo y el Malo - Sergio Leone, 1966". La trilogía del hombre sin nombre, del pistolero rubio y letal, rápido y silencioso, y sobre todo duro como el acero y frío como el hielo. La imagen de Clint se forjaba pronto y perduraría casi hasta el presente.

Películas de menor calado pero que no hicieron perder relumbre a Clint fueron "La leyenda de la ciudad sin nombre - Joshua Logan, 1969" y "Dos mulas y una mujer - Don Siegel, 1970". Dos westerns de distinta factura pero que se sumaban a una buena lista de títulos que seguían dejando la marca de Eastwood en el cine, que sería todavía más honda cuando cobró vida el inspector Harry 'Sucio' Callahan en "Harry el sucio - Don Siegel, 1971" creando así la base para un tetralogía que fue paulatinamente perdiendo calidad desde la primera pero consiguiendo dejar al bueno de Clint como uno de los más duros de la industria del cine. Fue en este punto donde Eastwood comenzó a dirigir sus propias películas y tras un par de intentos de bajo nivel protagoniza y dirige un extraño western: "Infierno de cobardes - Clint Eastwood, 1973". Se suceden así una serie de películas de no poca calidad pero que no llegan a marcar un hito, acrecentando su imagen de duro donde me gusta destacar "El Sargento de Hierro - Clint Eastwood, 1986".

Pero pronto cambiaría Clint. Bajo esas eternas arrugas de acero y ese insalvable adarve de dureza se encontraba un director de una sensibilidad pasmosa, que dejó su primera y genial huella en "Sin Perdón - Clint Eastwood - 1992", filme que le valió para conseguir la nominación al Oscar a mejor actor y ganar las de mejor película y mejor director, una hazaña a la altura de pocos. Posteriormente sigue fraguando su nueva faceta de director cuidadoso y con gran control sobre las emociones que nos envía en "Un mundo perfecto - Clint Eastwood, 1993", un genial drama protagonizado por Kevin Costner que a nadie puede dejar indiferente. Pero sería en 1995 cuando el viejo Clint sienta la base para una de las grandes películas de la historia, un mítico drama de una ternura y sensibilidad que muy pocos han conseguido siquiera vislumbrar, la debilidad de un servidor y una obra maestra de la interpretación y la dirección: "Los puentes de Madison - Clint Eastwood, 1995" que se alzaba con el Globo de Oro al mejor director. Posteriormente la estela de Eastwood se debilitó y se redujo considerablemente, en dos obras de medio nivel como "Medianoche en el jardín del bien y del mal - Clint Eastwood, 1997" y "Space Cowboys - Clint Eastwood, 2000". La carrera de Clint parecía algo más oscurecida y no se vislumbraba en sus películas la magnificencia de las tres anteriores.

Pero de nuevo se hizo la luz. Clint volvía a sorprender y a coger al público sensiblero en pañales dejando de nuevo más de una lágrima frente a las pantallas con "Mystic River - Clint Eastwood, 2003" alzándose con dos candidaturas por película y dirección al Oscar y sus homónimas de los Globos de Oro. Sin embargo, no se quedaría aquí Clint, y tras este alarde cinematográfico vuelve a golpear, y nunca mejor dicho, con "Million Dollar Baby - Clint Eastwood, 2004", otro de los prodigios salidos de la batuta de uno de los más grandes y una película que cala hondo entre las mejores. Por esta última película se ganó su último Oscar al mejor director, así como el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película. Morgan Freeman ganaba un merecidísimo Oscar al mejor secundario a la preciosa Hillary Swank conseguía su segunda estatuilla a mejor actriz.

Así llegamos a las dos últimas obras de Eastwood. "Banderas de Nuestros Padres - Clint Eastwood, 2006" y "Cartas desde Iwo Jima - Clint Eastwood, 2006" mostrando las dos crueles caras de la mítica fotografía del ejército de los EEUU y empatizando con los soldados del bando japonés. Clint lo volvió a conseguir. De nuevo las candidaturas a película y dirección llegaron en torrente, aunque en esta ocasión se quedó sin los premios gordos.

Mucho hemos dicho sobre Clint y otro tanto se nos queda en el tintero. Sin duda Clint se ha labrado una carrera digna de los mejores, tanto delante como detrás de una cámara. A sus 77 años dice no sentirse cansado y que no ve motivo para dejar las cámaras. Desde aquí, te lo agradecemos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Astronomy Picture of the Day